Datos y consecuencias en el desarrollo de infraestructuras y territorios, con Ignacio Alcalde y Pablo Sánchez Chillón



Resumen de la intervención de Ignacio Alcalde

Territorios inteligentes. Más allá de las Smart Cities.

Los urbanistas trabajan con elementos físicos, tangibles. Hoy, hay una nueva capa de valor: los datos. Vivimos en la ciudad de los datos, datos que son personas. Y los datos nos ayudan a crear una ciudad mejor.

Debemos incorporar una visión nueva. Vivimos en el cambio, con nuevos caminos para el desarrollo urbano. La ciudad y el territorio son el rasgo esencial de la identidad de cada sociedad. También son un activo de la competitividad. Y es el único factor de producción no móvil, no podemos mover el territorio. La ciudad, por su parte, es el epicentro de la sociedad, el espacio de convivencia, y el motor de la economía.

No nos podemos aproximar pues a la sociedad desde la burocracia. Debemos usar el I+T (innovación + territorio), para innovar y generar nuevos proyectos estratégicos.

Los territorios inteligentes llevan un ADN especial. No hablamos solo de Smart Cities, ya que eso es simplemente la aplicación de tecnología a la ciudad. Es una capa de valor. Debemos hablar de territorios inteligentes, innovadores, que deben encontrar –y activar− sus fortalezas. Las ciudades o territorios que las encuentran, funcionan.

Ignacio pone como ejemplo Bilbao, que ha pasado de la revolución industrial a la revolución urbana. Ello dará lugar a la revolución del conocimiento. En sus análisis, a partir de los datos, se pueden ver puntos de actividad en las ciudades y territorios, movimientos de personas, bares… movimientos de vidas. Los datos se interrelacionan para aprender de ellos y trasladarlos al resto de la ciudad o a todo Euskadi.

Se crean ecosistemas. Lo que interesa es encontrar, gracias a los datos analizados, la confluencia del mundo físico y el mundo digital. Y, siempre, estar orientados a las personas.
---
Resumen de la intervención de Pablo Sánchez Chillón
Data Republic. Diseñar la ciudad en la era de la hiper-socialidad

La labor de un urbanista es tangencial. Hay que pensar en interacciones de personas con personas, de personas con cosas y de cosas con cosas. Hay que analizarlas y usar esos datos para entender y mejorar lo que sucede. Por ello es importante que, a la hora de diseñar la ciudad, no contemos solo con arquitectos o urbanistas, sino que debemos ampliar con sociólogos, analistas de datos, comunicólogos...

Pablo hace referencia al Ayuntamiento de Barcelona y a su departamento de hábitat urbano como ejemplo, ya que cuenta con urbanismo, medio ambiente y tecnología, todo en el mismo departamento.

Existe una nueva sociabilidad urbana. La gente se ha ido a vivir a las redes sociales. Hay una ciudad física y una ciudad digital, a la vez. Tenemos la necesidad de entender estos dos planos de realidad para diseñar el futuro. Porque el Big Data son también millones de actualizaciones de estado en redes sociales. Las ciudades son, pues, repúblicas de datos. Pasamos de espacios unidimensionales a repúblicas de datos.

Existen nuevos moradores urbanos. Los nuevos ciudadanos, más jóvenes, tienen características específicas. Hemos sido criados en entornos tecnológicos, percibimos a la gente por su conectividad y por su accesibilidad. Eso cambia los roles ciudadanos, ya que podemos olvidar lo que sucede en la ciudad. Se degrada el rol de la ciudad.

Conformamos ciudades llenos de egocéntricos. En una cultura hedonista, tal vez la ciudad deberá tener la pantallas o timelines de Twitter, para reforzar el sentimiento de pertenencia a la ciudad y a un colectivo.

Pasamos de ecosistemas urbanos a egosistemas sin ciudad. Al diseñar una ciudad, debemos tener en cuenta el colapso de la interacción física y social. Es una emergencia actual. Hay que fomentar la interacción real. Materializar la interacción online en offline. Como dice Sherry Turkle, estamos en el «Alone together».

La nueva realidad puede hacer que haya apatía por las cuestiones territoriales. Necesitamos corresponsabilidad, que alguien se preocupe de la ciudad. Frente a la invasión de zombiegeeks, necesitamos digizens.

Hay que entender la ciudad como online y offline. Urban hacking como nuevo rol de la ciudadanía o gamificación para romper la burbuja online y bajarla a la calle, con infografías y nuevos diseños, para activar a la ciudadanía.

Entrevista a Ignacio Alcalde para TrendSpain 2013

Entrevista a Pablo Sánchez Chillón para TrendSpain 2013
Fotografías de la mesa
Datos y consecuencias en el desarrollo de infraestructuras y territorios

No hay comentarios:

Publicar un comentario