Datos y el empoderamiento en los ciudadanos, con Noemí Ramírez y David Cabo.

 

Resumen de la intervención de Noemí Ramírez  
Historias tras los datos

Asistimos a una liberación de datos, pero especialmente de tecnología que nos explica lo que hay detrás de los datos.

Sobre periodismo con datos, Noemí pone el ejemplo del libro American Slavery, una obra antiesclavismo escrita en 1839 que incluye 1.000 testimonios. El autor, a través de analizar los principales diarios del sur, miraba la sección de «Se busca» donde se buscaba a esclavos. A partir de ahí, se enumeraban grilletes, heridas, etc. con los que los esclavos podían ser reconocidos. Ese análisis, junto con entrevistas, presentaba un retrato real, creíble y verdadero de lo que sucedía en esos momentos. También dotaba de material al movimiento abolicionista. Este era un ejercicio de minería de datos. Y es que no importan los datos en sí, sino lo que hacemos con ellos.

Eso es lo importante: hacer algo con los datos, creando historias a través de la detección de un hallazgo, gracias a sistematizar los datos. Noemí puso diez ejemplos:

1. En 1999, desde el Washington Post se alertaba a la ciudadanía de Columbia de la brutalidad de la fuerza policial, que era muy superior a la media del país. Una vez localizado el problema, se hicieron trabajos de campo y entrevistas con víctimas y policías. Las razones eran la falta de formación de una remesa de jóvenes agentes y nuevas armas en las que la policía no había sido entrenada. La policía se lo agradeció al diario y lo corrigió.

2. Dollars for doctors que permite cruzar regalos y preventas de multinacionales farmacéuticas a médicos. La fuente son los informes de las farmacéuticas al Gobierno, respecto a lo que estas gastan.

3. Mapa de poder en China. Hijos y familiares del Politburó. Formas de representación visual.

4. Mapa de inspecciones sanitarias en restaurantes, del New York Times. También se ven las sanciones y las razones de cada una de ellas.

5. Sarasota Herald Tribune. En 2010 analizó las irregularidades de compañías de seguros. Valoró la capacidad de incidencia ante catástrofes de cada compañía, para saber cuál podía ofrecer mejor servicio y cuál era más fiable.

6. Tiger force. A partir de una pista en forma de datos, detectaron que había habido irregularidades en la guerra de Vietnam, y los analizaron a través de entrevistas y artículos.

7. Philadelphia Inquirer. Creó Assault on learning en 2011, donde se valoraba a las escuelas por el nivel de violencia e incidentes.

8. Censo argentino. El diario La Nación explicó el censo en un formato más sencillo para los lectores, no solo exponiendo y enumerando datos, sino a través de la visualización, de un modo mucho más divulgativo.

9. Consorcio de Periodismo de Investigación, junto a Mar Cabra. Se analizaron las subvenciones a la pesca en España.

10. Máster de Periodismo de Datos de El Mundo-Unidad Editorial y la Universidad Rey Juan Carlos.
Descubrieron que más de un tercio de los edificios de Cantabria estaban en espacios protegidos.

Todas estas historias hablan de distintos conceptos, pero tienen algo en común, a parte de que cuatro de ellas han ganado un premio Pulitzer: lo más importante es el proceso para elaborar las historias −a partir del caos absoluto−, que se ha hecho gracias a la tecnología. Se ha pasado del caos al orden.

No es solo el periodismo. Cualquier ciudadano puede hacerlo. Esa es su fuerza para controlar a los Gobiernos. Los periodistas necesitan también nuevos perfiles en las redacciones: geógrafos, antropólogos, matemáticos, estadísticos... para dar un enfoque más social a su trabajo. El Big Data es uno de los modelos de supervivencia del periodismo, que se basa en lo que realmente es esta profesión: intuición, curiosidad y capacidad de indagación.

---

Resumen de la intervención de David Cabo
Datos y empoderamiento 
El objetivo es mejorar la gobernanza de este país. Para pedir cuentas, hay que informar a la gente. En el mundo, MySociety ha sido pionera en vigilar a los gobiernos y controlarlos. La tecnología puede reducir las barreras de entrada, pero no lo puede solucionar todo. En MySociety intentan facilitar esta labor a los ciudadanos.

Los gobiernos deben de dejar de tratar a los ciudadanos como idiotas, pensando que no van a saber entender la información. Si se la explican bien, les será útil.

Los datos por sí solos no dicen nada, hacen falta periodistas que los analicen. La gente no consume datos, sino historias. El trabajo de los periodistas es verificarlas, ponerlas en contexto. Un mapa no es una historia. No cambia nada. Un buen periodista le da la vuelta a la historia y usa los datos, a veces expuestos en un mapa, para contar algo que no se sabía, para analizarlos. Ese es el trabajo de periodista, y no el hacer periodismo de declaraciones, de globos sonda, ser periodista tertuliano o periodista de filtraciones. La información debe ser verificable.

Como decía Walter Lippman, «no podemos ser libres si no sabemos cuándo nos están mintiendo». En acceso a la información, España es el único país que no tiene una ley de acceso. Es necesaria una ley que obligue a la Administración a responder a la ciudadanía. En la actualidad, el 50 % de las preguntas ciudadanas tiene como consecuencia el silencio administrativo. Solo una de cada diez es respondida, y porque es fácil de responder. En cambio, en el Reino Unido, el 90 % de preguntas obtienen respuesta. David pone como ejemplo el caso del Gobierno de Escocia cuando quiso eliminar escuelas rurales. Los afectados pidieron los datos y cifras que este esgrimía como argumentos para llevarlo a cabo, y pudieron detectar que había muchos errores. Con ello, consiguieron que el Gobierno se echara para atrás en su decisión.

Desde Civio se pide que se abran los datos en un formato reutilizable. Los datos son de los ciudadanos, los hemos pagado nosotros. Y los gobiernos deben entender que lo importante del Open Data no es crear portales, sino poner contenidos a disposición de la ciudadanía. Se han gastado ingentes cantidades en crear portales de transparencia, especialmente antes de las elecciones, pero no hay casi datos que puedan analizarse.

La transparencia no es suficiente. No se trata solo de ofrecer datos, hay que explicarlos y ponerlos en contexto. Y ese es el trabajo periodístico.  

Entrevista a Noemí Ramírez para TrendSpain 2013  
Entrevista a David Cabo para TrendSpain 2013
Fotografías de la mesa
Datos y el empoderamiento en los ciudadanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario