Aprendizaje colaborativo a través de la tecnología, nuevos entornos virtuales, con Juan Freire e Imma Marín



Juan Freire

La tecnología social y la cultura que se genera a través de las relaciones ha modificado la educación. La educación es aprender en equipo y aprender haciendo. Esos procesos que ocurren en espacios físicos son herederos de la disrupción digital. 

¿Qué sentido tiene la educación offline si en entornos virtuales ya se puede hacer? Lo digital lo ha desbaratado todo. Mejores profesores y materiales, comunidades de práctica... Proceso activo de aprendizaje. Esa es la realidad actual.

Emergen nuevas figuras, necesidades y oportunidades. Eso genera nuevos retos.

Las plataformas iniciales online eran muy parecidas a una clase real, como es el caso de Moodle. Es el paradigma del aula y del profesor, que pone los contenidos y gestiona.

En paralelo, empezaron a surgir comunidades en blogs, Wikipedia... que eran, en sí mismas, herramientas de aprendizaje.

Una nueva tendencia actual son los Mooc (Massive Open Online Course), donde miles de personas cursan materias online. También introducen herramientas de aprendizaje interpares. 

Lo cierto es que aún queda un campo de acción enorme, donde interaccionan lo virtual y lo presencial. Lo de menos es si sucede o no en la Red. 

Los Mooc se convierten ahora en grupos de trabajo que se reúnen a partir de los materiales, con un aprendizaje más presencial, desarrollando una experiencia de trabajo colaborativo.

Otra tendencia es −en un mundo donde hay acceso directo al conocimiento, flexible, nada estándar− hacer frente al gran reto donde lo importante es desarrollar competencias, saber aplicar conocimientos. Aprender a aprender. Para desarrollar competencias lo que se necesita es la práctica. El gran reto es generar plataformas de soporte digital para estos equipos. Llevar lo presencial a lo virtual. 

Imma Marín

El juego es emoción, confianza, colaboración, compartir... Los niños no van a Internet, viven ya en la Red. No hay real o virtual. No es un recurso, es la vida. Es su manera de aprender y relacionarse. 

Siempre se ha jugado, y seguimos haciéndolo, porque es una capacidad del ser humano que nos mantiene en salud física y mental. El juego es una actitud. Los juegos son las actividades. Forma parte de nuestra capacidad de ser. 

Las necesidades lúdicas son las mismas. Aprender haciendo es aprender jugando. Con la práctica. Hasta ahora, el profesor es el centro del aula. Jugar permite que aprendamos. 

¿Qué ha cambiado? La tecnología que nos permite ampliar las posibilidades de aprender. Antes se dejaba de jugar a los 15 o a los 18 años. Ahora no se termina nunca de jugar.

¿Qué aporta jugar? ¿Qué aprendizajes para la vida?

  1. Motivación
  2. Sentido de pertenencia
  3. Afán de superación
  4. Confianza y autoestima
  5. Adquisición de habilidades organizativas, analíticas, creativas...
  6. Desarrollo de estrategias
  7. Simulación de la realidad de forma segura, realista y compleja
  8. Análisis y contraste de valores y actitudes
  9. Toma de decisiones
  10. Aprendizajes significativos y transferibles

TrendSpain 2014: Transformación de los modelos de consumo, con Albert Cañigueral y Luis Tamayo





Albert Cañigueral

Toda la innovación y disrupción que se ha creado está empezando a saltar fuera del espacio web. Están cambiando las cosas. Cambia el medio de consumo, producción, conocimiento y finanzas. Es la economía colaborativa.

En Kickstarter, por ejemplo, han llegado a mil millones de dólares transaccionados. Lending Club, que presta dinero, lleva también mil millones de dólares de persona a persona o a PYMES. En Bla Bla Car tienen un millón de usuarios mensuales, con 5 millones de usuarios registrados. Etsy, un mercado de manualidades, tiene un millón de tiendas personales. En España, Wallapop (dedicada a la venta de productos de segunda mano) tiene más de un millón de descargas y cuenta con dos millones de productos. Y solo lleva 6 meses en funcionamiento.

Airbnb, por su parte, ya es la quinta empresa que ofrece más habitaciones en el mercado, del mundo. 

Este cambio de velocidad supone pasar del just in time al just not mine. Es como si un hotel construyera una habitación justo cuando la pides. En la actualidad, lo que se hace es aprovechar lo que hay para ponerlo rápidamente a la venta. Son cosas ya existentes que agregamos para el uso.

Las empresas, hasta ahora se escondían. Ahora, al ver lo que les puede afectar y les afecta en sus negocios, hacen llegar su denuncia. 

Estamos en la era del ciudadano productor y creador. Nuestros ingresos provenían del trabajo, ahora usamos lo que tenemos. Y no existe una figura legal.

Es un tsunami. Y, en el caso de las empresas, dar la espalda a esta realidad no garantiza que no les llegue la ola, sino que no se enteraran de lo que está sucediendo. 


Luis Tamayo

Todo lo que explicaba Albert Cañigueral ha ocurrido en dos o tres años. Pero, ¿por qué ocurre? Las personas quieren modelos y experiencias de consumo más sociales y sostenibles. Hablamos de reutilizar recursos. 

La gran fuerza es la económica. Es mucho más barato obtener estos servicios y productos. También permite usar recursos propios infrautilizados hasta ese momento. Y es una experiencia humana única. Cuando me relaciono con otras personas pasan cosas, son experiencias vitales que inciden en el individuo.

Es un nuevo modelo de empresa y de economía, del egocentric al ecocentric. De la persona a la comunidad, que se reúne para hacer cosas. En la masa te disuelves, en la comunidad eres tú mismo.

Lo que antes ocurría en pequeña escala, la tecnología lo ha hecho global. La empresa proveía productos, ahora la empresa online es facilitadora de que la gente se ponga en contacto.

Es la gran clase media quien lo usa, con perfil amplio. El dinero es la puerta de entrada, pero es que también facilita la vida, al ser más práctico y eficiente para uno mismo. También la recomendación es importante, y es por ello que estos servicios crecen. 

La visión es la de una sociedad conectada, una sociedad red. 

Nos permite ser más felices y recuperar la confianza en la gente.

Si antes se hablaba de community managers, ahora hablamos del community gardener, que genera confianza y conversación offline. 

El ciudadano ha aprendido a hacer cosas que las administraciones o empresas no ofrecían. Por primera vez se puede consumir más barato, siendo más sostenible, eficiente, feliz y actuando acorde a unos valores.




TrendSpain 2014: Innovación gracias a las nuevas experiencias vivenciales que tenemos a través de la tecnología, con Idoia Sota y Antonio Delgado





Antonio Delgado

Vivimos una vida en beta. Estamos en constante construcción, vamos probando y corrigiendo. Hay diferentes ideas que comentar sobre esta sociedad:

Crisis. No asistimos a una época de crisis sino a un cambio de era. Eso acelera los cambios, permite innovar en cosas que nunca se habían hecho.

Fracaso. Todo proceso innovador es prueba-error. La tolerancia a equivocarse es un reto a conseguir. El mensaje es que lo importante es hacer cosas.

Atención. La capacidad de conseguir atención depende de los contenidos. Existen muchos focos de atención, pero hay que conseguir llamar esa atención.

Colaboración. En la actualidad, otro modelo es la colaboración. En win-win.

Ubicuidad. La tecnología se vuelve transparente, la usamos siempre y sin pensar. No somos conscientes de que siempre estamos conectados. Eso nos permite también interactuar de manera inconsciente y habitual.

Privacidad. Debemos decidir qué tipo de sociedad queremos, si vigilados por gobiernos o empresas. Es un reto. Apertura. Es un mundo abierto. Y solo abriéndose se innova más.

Transparencia. No es solo una herramienta, pero donde hay, se consiguen nuevos modelos de negocios y menos corrupción.

Simplicidad. Triunfa lo más simple. Más sencillo, más usado. Y es más fácil cambiar sobre la marcha.

Futuro. No sabemos a dónde vamos. Se dispara a todo lo que podría funcionar. Muchos medios y grandes empresas adquieren talento, como quien compra un ticket al futuro.

¿Pasaría algo si desaparece Twitter? ¿Y un gran partido político? ¿Y un diario importante? No, todo continuaría, y se seguirían encontrando nuevas formas y herramientas para hacer las cosas.

Idoia Sota

La tecnología permite tener una visión más amplia de una realidad, de forma rápida y democrática, pero todavía no hemos entrado en profundidad. Nuestro medio, Acuerdo.us, innova en nuevas narrativas, para que la experiencia sea distinta a la información. En vez de por titulares se navega por la información, sin el filtro subjetivo de tener que limitar tiempo o espacio. Se elige lo más relevante y es el propio lector quien escoge por dónde navegar.

Las tecnologías digitales han cambiado nuestro día a día, han abierto las fronteras a otros periodistas o a otras personas de modo online. Es un cambio horizontal radical.

Configura una nueva sociedad, que aún no sabemos cómo terminará. Gente que no tenía audiencia, ahora la tiene, con mérito y reputación, en un entorno donde las opiniones valen lo mismo. Cualquiera lo puede hacer desde su casa. Hablamos de una sociedad donde los medios dejan de ser tribunas y deben hablar con su público.

Otro cambio es distinguir entre invento y aplicación. Internet es el invento. No hay que inventar tecnologías. Ya no inventamos, lo que hacemos es encontrar nuevas aplicaciones. Es una forma de innovación horizontal y mucho más activa. Desde casa puedo aportar cosas.

Vivimos en una sociedad mucho más democrática, y tiene que ver con la participación de la gente en un medio. Hemos pasado de periodismo ciudadano a periodismo participativo.

TrendSpain 2014: Tecnologías que mejoran nuestra experiencia emocional, con Víctor Bautista y Alicia Mora



Víctor Bautista



Socialdiabetes es una app para el autocontrol de la diabetes. Hay 371 millones de personas en el mundo con esta enfermedad, cifra que se multiplicará por dos en los próximos 20 años. Supone el 12 % del gasto social.

Víctor explica que buscó aplicaciones para controlar su diabetes, pero nada le gustó; es entonces cuando decidió desarrollar su propia app, para mejorar su vida y, al mismo tiempo, la de los demás.

Para iniciar el proyecto contó con la ayuda de su médico. La app calcula la insulina que se necesita en cada momento, algo que los médicos no pueden hacer en cada momento del día. Después de subirla a Google Play, se dispararon las descargas.

La app ha crecido tanto que ahora es una plataforma de autogestión de la enfermedad, permite aprender y aconseja a los que como Víctor, padecen, la enfermedad.

Mejora la calidad de vida. También permite una supervisión en tiempo real del médico y realizar estadísticas para que se diagnostique mejor.

Un buen ejemplo de su funcionamiento es el caso de Antonio Lledó, que corrió la Titan Desert. El médico desde Valencia le podía enviar mensajes o llamarle.

La app está en 10 idiomas y se genera mucha cantidad de datos, que se ceden a una universidad. Con ella, han conseguido un sistema para evitar hipoglucemias.

Alicia Mora



Alicia señala que las personas somos emocionales y no somos racionales en la toma de decisiones. Solo racionalizamos emociones: sentimos, actuamos y racionalizamos.

Nuestro cuerpo expresa lo que sentimos en el subconsciente, eso es lo que hace que actuemos. Esto nos hace libres, ya no nos dirigen. Antes, para la tecnología en neurociencia se usaban: resonancias, tomografías, encefalografías, eye tracking, electromiografía o el reconocimiento facial de emociones. Algunas de ellas, muy caras.

La tecnología facilita el entendimiento de nuestro cuerpo y nuestras emociones. Paul Ekman en los setenta, parametrizó las emociones básicas y universales: felicidad, sorpresa, enfado, asco, tristeza, miedo, a las que el equipo de Alicia ha añadido la neutralidad. Con una simple cámara y en tiempo real pueden analizar la experiencia emocional de un sujeto. Son 400 puntos en la cara que muestran las microexpresiones.

El reto de las marcas es entender qué quiere el cliente sin que estas tengan que escuchar a los clientes, que suelen ser políticamente correctos. Los datos recabados pueden ser vitales para poder tomar decisiones. Estamos en la era de las emociones, se podría identificar a las personas o en qué emoción se encuentran. Todo ello crea un feedback real con los clientes.

La marca pensará en esos targets. Ganan las marcas y ganamos nosotros, ya que nos ofrecen lo que queremos. Además, gracias a todos estos datos confidenciales, se puede mejorar la inteligencia colectiva que ayuda a mejorar nuestro entorno.