TrendSpain 2014: Tecnologías que mejoran nuestra experiencia emocional, con Víctor Bautista y Alicia Mora



Víctor Bautista



Socialdiabetes es una app para el autocontrol de la diabetes. Hay 371 millones de personas en el mundo con esta enfermedad, cifra que se multiplicará por dos en los próximos 20 años. Supone el 12 % del gasto social.

Víctor explica que buscó aplicaciones para controlar su diabetes, pero nada le gustó; es entonces cuando decidió desarrollar su propia app, para mejorar su vida y, al mismo tiempo, la de los demás.

Para iniciar el proyecto contó con la ayuda de su médico. La app calcula la insulina que se necesita en cada momento, algo que los médicos no pueden hacer en cada momento del día. Después de subirla a Google Play, se dispararon las descargas.

La app ha crecido tanto que ahora es una plataforma de autogestión de la enfermedad, permite aprender y aconseja a los que como Víctor, padecen, la enfermedad.

Mejora la calidad de vida. También permite una supervisión en tiempo real del médico y realizar estadísticas para que se diagnostique mejor.

Un buen ejemplo de su funcionamiento es el caso de Antonio Lledó, que corrió la Titan Desert. El médico desde Valencia le podía enviar mensajes o llamarle.

La app está en 10 idiomas y se genera mucha cantidad de datos, que se ceden a una universidad. Con ella, han conseguido un sistema para evitar hipoglucemias.

Alicia Mora



Alicia señala que las personas somos emocionales y no somos racionales en la toma de decisiones. Solo racionalizamos emociones: sentimos, actuamos y racionalizamos.

Nuestro cuerpo expresa lo que sentimos en el subconsciente, eso es lo que hace que actuemos. Esto nos hace libres, ya no nos dirigen. Antes, para la tecnología en neurociencia se usaban: resonancias, tomografías, encefalografías, eye tracking, electromiografía o el reconocimiento facial de emociones. Algunas de ellas, muy caras.

La tecnología facilita el entendimiento de nuestro cuerpo y nuestras emociones. Paul Ekman en los setenta, parametrizó las emociones básicas y universales: felicidad, sorpresa, enfado, asco, tristeza, miedo, a las que el equipo de Alicia ha añadido la neutralidad. Con una simple cámara y en tiempo real pueden analizar la experiencia emocional de un sujeto. Son 400 puntos en la cara que muestran las microexpresiones.

El reto de las marcas es entender qué quiere el cliente sin que estas tengan que escuchar a los clientes, que suelen ser políticamente correctos. Los datos recabados pueden ser vitales para poder tomar decisiones. Estamos en la era de las emociones, se podría identificar a las personas o en qué emoción se encuentran. Todo ello crea un feedback real con los clientes.

La marca pensará en esos targets. Ganan las marcas y ganamos nosotros, ya que nos ofrecen lo que queremos. Además, gracias a todos estos datos confidenciales, se puede mejorar la inteligencia colectiva que ayuda a mejorar nuestro entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario