Fabricación digital en red: un mundo repleto de posibilidades con César García Sáez

   
Resumen de la ponencia inicial de TrendSpain 2016 a cargo de César García Sáez.

Jordi Muñoz, mexicano, aficionado a los drones, publicando en un foro, entró en contacto con Chris Anderson. Al final, fundaron una empresa: 3DR. Este es un ejemplo, entre otros, de lo que sucede en el mundo maker: encuentros de personas de distintos ámbitos para trabajar en un objetivo común.

Cris Anderson en Makers: The new industrial revolution habla del fenómeno de la fabricación distribuida a partir de la tercera revolución industrial, concepto desarrollado por Jeremy Rifkin.

Mark Hatch, autor del manifesto maker recalca que lo importante es manifestarse, compartir, dar, aprender, jugar, participación…donde la persona crea como parte de un grupo, una comunidad. Esta  requiere de soporte, ya que se autoconceptualiza como un movimiento que quiere cambiar el mundo.

Algo relevante de la fabricación digital es que se realiza entre 3D, es rápido, se puede repetir fácilmente, es autogestionable y permite mejoras constantes. Funciona con parámetros y se puede personalizar. Encontramos distintas herramientas láseres, fresadoras…pero lo importante es el concepto.

Otro elemento importante, es la creación de espacios (fablabs o makerspace) donde encontrar las herramientas y personas de las cuales puedes aprender. Los fablabs, que comparten procesos de fabricación, se adaptan a cada espacio territorial donde están ubicados. La red va creciendo: duplicándose anualmente, aproximadamente. El FabLab Barcelona fue el promotor de la red en España y a partir de aquí se ha ido extendiendo. Cada fablab tiene su lógica y se especializa en algo muy específico para ir cubriendo necesidades. En realidad, los fablabs surgen habitualmente de comunidades de práctica: personas agrupadas por un objetivo común.

Las Makers Feires también es un espacio de encuentro de la comunidad. Las ferias se han extendido por todo el mundo. Incluso el Presidente Obama acoge una maker feire, apoyando, de esta forma al colectivo maker.  

El proyecto Clone Wars muestra otro elemento relevante del mundo maker: clonar producciones para que sea usable en situaciones parecidas. Para que esto sea posible, es necesario que los procesos sean abiertos.

Arduino que surgió como un proyecto de diseño abierto que ha permitido replicas y mejoras, es un buen ejemplo de ello.  

Plataformas como Indiegogo o Kickstarter son una alternativa a la financiación tradicional y que, a menudo, son parte de la financiación de los proyectos del mundo maker. Las aceleradoras de startups también son formas de promoción de iniciativas.

En este punto, César destaca los retos de la comunidad maker:  

  •        Concentración de la producción, por ejemplo, en Shenzhen (debilitando la lógica de la producción maker: distribuida)
  •        Aislamiento del creador (más allá de la comunidad que ha facilitado la creación)
  •        Convivencia entre los aficionados y los profesionales.  

La red española de creación y fabricación digital (CREFAB) y e Manual de supervivencia makerson dos referencias útiles para adentrase en este mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario