Aprendizaje colaborativo a través de la tecnología, nuevos entornos virtuales, con Juan Freire e Imma Marín



Juan Freire

La tecnología social y la cultura que se genera a través de las relaciones ha modificado la educación. La educación es aprender en equipo y aprender haciendo. Esos procesos que ocurren en espacios físicos son herederos de la disrupción digital. 

¿Qué sentido tiene la educación offline si en entornos virtuales ya se puede hacer? Lo digital lo ha desbaratado todo. Mejores profesores y materiales, comunidades de práctica... Proceso activo de aprendizaje. Esa es la realidad actual.

Emergen nuevas figuras, necesidades y oportunidades. Eso genera nuevos retos.

Las plataformas iniciales online eran muy parecidas a una clase real, como es el caso de Moodle. Es el paradigma del aula y del profesor, que pone los contenidos y gestiona.

En paralelo, empezaron a surgir comunidades en blogs, Wikipedia... que eran, en sí mismas, herramientas de aprendizaje.

Una nueva tendencia actual son los Mooc (Massive Open Online Course), donde miles de personas cursan materias online. También introducen herramientas de aprendizaje interpares. 

Lo cierto es que aún queda un campo de acción enorme, donde interaccionan lo virtual y lo presencial. Lo de menos es si sucede o no en la Red. 

Los Mooc se convierten ahora en grupos de trabajo que se reúnen a partir de los materiales, con un aprendizaje más presencial, desarrollando una experiencia de trabajo colaborativo.

Otra tendencia es −en un mundo donde hay acceso directo al conocimiento, flexible, nada estándar− hacer frente al gran reto donde lo importante es desarrollar competencias, saber aplicar conocimientos. Aprender a aprender. Para desarrollar competencias lo que se necesita es la práctica. El gran reto es generar plataformas de soporte digital para estos equipos. Llevar lo presencial a lo virtual. 

Imma Marín

El juego es emoción, confianza, colaboración, compartir... Los niños no van a Internet, viven ya en la Red. No hay real o virtual. No es un recurso, es la vida. Es su manera de aprender y relacionarse. 

Siempre se ha jugado, y seguimos haciéndolo, porque es una capacidad del ser humano que nos mantiene en salud física y mental. El juego es una actitud. Los juegos son las actividades. Forma parte de nuestra capacidad de ser. 

Las necesidades lúdicas son las mismas. Aprender haciendo es aprender jugando. Con la práctica. Hasta ahora, el profesor es el centro del aula. Jugar permite que aprendamos. 

¿Qué ha cambiado? La tecnología que nos permite ampliar las posibilidades de aprender. Antes se dejaba de jugar a los 15 o a los 18 años. Ahora no se termina nunca de jugar.

¿Qué aporta jugar? ¿Qué aprendizajes para la vida?

  1. Motivación
  2. Sentido de pertenencia
  3. Afán de superación
  4. Confianza y autoestima
  5. Adquisición de habilidades organizativas, analíticas, creativas...
  6. Desarrollo de estrategias
  7. Simulación de la realidad de forma segura, realista y compleja
  8. Análisis y contraste de valores y actitudes
  9. Toma de decisiones
  10. Aprendizajes significativos y transferibles

No hay comentarios:

Publicar un comentario